jueves, 14 de julio de 2016

Un miércoles tardío

¿Sabes que nunca supe cómo empezar un texto aún teniendo claro qué quiero decir?¿Aún sabiendo todas las formas en las que podría llenar el papel desde el que te escribo?
Gran ironía la de no saber encontrarme en mis palabras, cuando estuve presente en todos los momentos donde pude calificarte de "encadenado", ocasiones donde tu filosofía dejó de tener efecto y presencia, al menos, en ti.
Quizás no es un buen momento para todas las palabras no dichas, en un idioma tan antiguo que pocos entendedores quedan, pero me gusta mecanografiarlas teniendo la fe de que las verás.

Y es que no "da igual, elijas lo que elijas, será un error" porque creeme sabemos que no es así. Quién mejor que tú para decir que la vida va de decisiones; que aunque estemos a ratos solos, a ratos acompañados, es simplemente a ratos; pero si te vas a equivocar, que sea de verdad. Equivocate persiguiendo tu sueño. Aquel para el que es necesario emplear toda tu valentía y fuerza para ir contracorriente.
Pero hazlo, tan solo equivocate, pero por favor, vuelve a perseguirlo una vez más.

2 comentarios:

  1. Hola :)
    Me ha gustado lo que has escrito, y nunca hay un camino erróneo todos los caminos sirven y te llevan al mismo lugar finalmente.
    Nos leemos
    Kiss for you

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog :)