lunes, 24 de agosto de 2015

Dispara yo ya estoy muerto




SINOPSIS:
Una extraordinaria novela de personajes inolvidables cuyas vidas se entrelazan con momentos clave de la Historia, desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX, y que recrea la vida en ciudades tan emblemáticas como San Petersburgo, París o Jerusalén.
Una extraordinaria novela de personajes inolvidables cuyas vidas se entrelazan con momentos clave de la Historia, desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX, y que recrea la vida en ciudades tan emblemáticas como San Petersburgo, París o Jerusalén.
Dispara, yo ya estoy muerto es una historia llena de historias, una gran novela que esconde dentro muchas novelas, y que, desde su enigmático título hasta su inesperado final, alberga más de una sorpresa y emociones a flor de piel.
MI OPINIÓN PERSONAL:
Hay veces que un libro me encanta tanto que no sé ni como expresarlo. Esta frase podría resumir la reseña entera. Creo que se va a quedar corta porque nunca será suficiente para deciros lo mucho que ha gustado y lo mucho que he disfrutado. Intentaré hacerlo lo mejor posible.
Dispara yo ya estoy muerto está ambientado en un contexto temporal desde finales del siglo XIX hasta 1948. Pasando por lugares importantes en la historia como Rusia y Jerusalén además de otros sitios como París, Toledo, Londres.
Los narradores de la historia son Ezequiel Zucker, hijo de Samuel Zucker (eje principal de la novela) que entrevistado por Marian, una colaboradora de una ONG, le irá contando la historia de sus antepasados judíos A su vez, Marian contará la otra cara de la historia, a partir de los árabes que vivieron con esa familia. Y así, todos los personajes están conectados y los podemos ir conociendo desde distintos puntos de vista.
En la historia, con el protagonista principal Samuel Zucker, vemos como es un niño viviendo en la Rusia zarista y que tras ya ser un joven adulto decide irse a Jerusalén. A partir de este momento, puede ser un poco lioso por el gran número de personajes que hay, pues a medida que van pasando las páginas, no solo están los personajes principales, si no los hijos de estos, y hasta los nietos. Y poco a poco, cada uno va cogiendo más importancia. Y aunque al principio podamos liarnos, al final es fácil quedarse con todos.
Eso sí, es una lectura densa que necesita una lectura pausada para ser disfrutada de verdad. Si te la quieres leer en 3 días, no creo que la disfrutes. Yo la leí poco a poco, y creo que hice bien, se comprenden mejor a los personajes y la lectura es mucho más amena.
Además, otro punto interesante, es que no toma partido del tema tan polémico del que habla como es la relación entre Israel y Palestina. Nos va dejando los distintos puntos de vista, el porqué los judíos querían vivir en esas tierras, el porqué los árabes se ven cada vez más amenazados y en cómo todo eso fue evolucionando con el tiempo. Creo que fue una decisión muy acertada que no se inclinase por uno o por otro.
En resumen, a mi me ha encantado. No sé si comparándolo con otros libros de ella os pueda gustar más o menos. A mi el tema me parecía muy interesante y me gustan mucho los libros que mezclan las sagas familiares con el contexto histórico y político y como se ven afectados por ello. Como ya he dicho antes, es una lectura que se necesita tiempo para poder disfrutarla en todos sus aspectos, pero que haciéndolo así, se consigue que esas 912 páginas sean las justas y perfectas para esta novela.
Resumen


La familia Zucker es expulsada a finales del siglo XIX de la Rusia zarista por su condición de judíos. A su llegada a Tierra Santa decide adquirir las tierras de los Ziad, familia árabe encabezada por Ahmed. Entre éste y Samuel, patriarca de los Zucker, se creará un fuerte vínculo, una amistad que por encima de las diferencias religiosas y políticas se perpetuará generación tras generación. Varsovia, San Petersburgo, Jerusalén, París, Madrid o Toledo son algunos de los escenarios de esta nueva novela de Julia Navarro. Dispara, yo ya estoy muerto conforma una historia llena de historias, una gran novela que esconde dentro muchas novelas, que ofrece un friso histórico que arranca a finales del siglo XIX y llega hasta 1948.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar el blog :)